Últimes

EL COSTAT SENSIBLE DE L'ART

19 Visites 1 M'agrada
Maria Güell- Periodista

"Las emociones son universales y atraviesan todos los siglos. La comisaria vasca Erika Goyarrola (Bilbao 1984) nos presenta una curiosa selección de obras para explicar la capacidad de conmover desde el arte religioso hasta el arte contemporáneo. En el primer apartado, paredes rojas, y un diálogo directo entre una talla de un fragmento de un Calvario anónimo del siglo XV del Museo de Escultura de Valladolid y la fotografía “La mar silenciosa”, del artista Bill Viola. Seis siglos separan estas dos imágenes pero ambas expresan el dolor con todo lujo de detalle. “Poéticas de las emociones” explora setecientos años de historia del arte y subraya la influencia del arte religioso. Un buen ejemplo es “Homúnculo”, de Manolo Miralles (1960). “Seguimos con el dolor y la tristeza y llegamos a esta pieza de Miralles que muestra un nivel de desgarro tan fuerte que la obra está destrozada y bañada de pintura roja –destaca Goyarrola-. Sus gestos pictóricos evocan los cuerpos heridos de los mártires”. Más sosiego encontramos en “Puesta de sol”, de Joaquim Mir (1903), y en “Paisaje”, de Perejaume (1985). “Ambos trasladan sus pulsiones personales al lienzo”, añade la comisaria mientras devela lo difícil que fue el traslado de las dos columnas de Günter Förg que pesan quinientos kilos cada una y cuya materia también transmite emoción. Esta curiosa selección celebra la espontaneidad de la “Bailarina” de Joan Miró que con cuatro objetos cotidianos desprende alegría o el desgarro del baile de Carmen Amaya que tan bien inmortalizó Colita. Contemplen y dejen llevarse por las emociones.

“Poètiques de l'emoció”, CaixaForum Barcelona. Fins el 19 de maig de 2019
Publicat a: Notícies

Deixa un comentari